Yo desayuno, tú almuerzas, él merienda.

Si quieres que tu hijo/a adquiera buenos hábitos alimenticios, tendrás que dar ejemplo. Ellos/as aprenden por imitación y quieren parecerse a sus mayores. Así que desde Llavors te animamos a que te pongas “manos a la obra”… 5 comidas al día!!

Desayuna con alegría: 

El desayuno es una de las comidas más importantes del día. Los niños/as necesitan reponer sus reservas de energía después de un largo período de ayuno nocturno, para rendir adecuadamente en el colegio, evitar el picoteo y la ansiedad de comer a destiempo y contribuir en la prevención de la irritabilidad y el sobrepeso. Algunas pautas fáciles tanto para niños/as como para adolescentes:

  • Es importante que se tomen su tiempo para desayunar; si es necesario despiértales antes. Aprovecha para charlar de su jornada escolar.
  • Procura que la rutina de la mañana siga un orden. Lavarse, vestirse, desayunar…tal vez si tu hijo/a está despejado puede que tenga más apetito.
  • Las cantidades pueden variar mucho. No todos tienen el mismo apetito, al menos un vaso de leche o zumo y una tostada.
  • Desayuno ideal = lácteos + cereales + fruta.

Un bocadito de recreo:

Es un pequeño tentempié que variará en función de lo que hayan desayunado, de la edad y del tiempo que transcurra hasta la pausa del recreo. Os sugerimos que sea variado, para que no lo aburran, y comprobéis que lo toman, pues la jornada escolar de las mañanas es agotadora física e intelectualmente. Evitad la bollería y las chucherías, estaréis excediendo los niveles de azúcar de rápida absorción y perjudicando su bonita sonrisa.

Guisos de cuchara:

La comida del medio día ha de proporcionarles un aporte energético y nutritivo más elevado y ser complementado por la cena. Tanto si come en el colegio como en casa, un menú equilibrado ha de constar de tres platos: 

  • Primer plato: ensalada, pasta, cocido, arroz, verduras… 
  • Segundo plato: carne, pescado o huevos, acompañado de verdura, ensalada, pasta…en función del primer plato.
  • Tercer plato: un lácteo (yogur, natillas…) y una pieza de fruta.
  • Agua como bebida y 40gr de pan, no más, ya que a lo largo del día lo consumen. 

El comedor escolar ofrece comidas variadas y equilibradas al tiempo que contribuye a que los alumnos/as adquieran y mantengan hábitos alimenticios saludables. Para poder planificar las cenas, se hace necesario que el centro te proporcione el menú semanal.

La merienda más divertida:

Es una de las comidas más informales y divertidas. Tus hijos/as salen del colegio hambrientos y deseosos por merendar, por eso es una de las comidas que plantea menos problemas. Es el momento del día para consentirles un poco, pan con chocolate, un batido, unas deliciosas galletas, fruta…

Les permitirá seguir rindiendo a la hora de hacer los deberes y no mostrar síntomas de fatiga, además de evitar llegar a la cena con “hambre de lobo”.

También están las conocidas merienda-cena, de las que no deberías abusar; aunque en ocasiones nos sacan de apuros, por ejemplo, los días que tienen alguna actividad extraescolar y bien por el horario, o se merienda tarde o se cena pronto. Una sugerencia podría ser, un bocadillo de tortilla francesa, un poco de queso y fruta. Y antes de irse a dormir, un vaso de leche caliente con miel.

Cena en familia:

La cena es para disfrutarla en familia y requiere de una buena planificación.

Para ser equilibrados, tendrías que conocer lo que comieron en el  colegio y la cantidad. Ha de ser  completa, nutritiva y ligera (aunque haya comido poco a medio día) ya que lo que pretendemos es que haga la digestión antes de irse a dormir,esto le facilitará un buen descanso; de lo contrario, si cena mucho la digestión será más costosa, no descansará y tal vez se levante irritado y con poca disposición a desayunar.

Señalar que la cena es uno de esos momentos en que podéis aprovechar para inculcar buenos hábitos alimentarios, higiénicos y “de estar”; que sepan lo importante que es lavarse las manos antes y después, comer con tranquilidad, sin levantarse de la mesa o sin prestar atención a otras distracciones como la tele. Mantener una charla con ellos e interesaros por sus cosas y sus aventuras escolares también es positivo para que asocien la cena a un momento importante para ellos.

Y no olvidéis que todo lo que podáis hacer desde hoy mismo, repercutirá positivamente en vuestros hijos/as unos años después,…en la adolescencia, etapa destacada por la importancia de ser aceptado en un grupo.

Esperamos os resulte de utilidad. Si queréis podéis dejarnos vuestras consultas, comentarios…

fuente: Nestlé.

Próximo artículo: “Mente sana en cuerpo sano”.