1,2,3… Al Cole!!!

La vuelta al cole para unos. Para otros, su primera vez. De cómo lo enfoquen los padres, la adaptación será más llevadera. Actitud serena y confiada, buena preparación…todo un proceso.

Dosis de cariño para los pequeños de la casa y montañas de paciencia para los padres…desde Llavors, queremos acompañaros en este recorrido, y si además conseguimos ayudaros, estaremos más que encantados.

Dos semanas antes:

  • Ajustaremos progresivamente el ritmo diario. Despiértale cada día un poco más pronto y acuéstale antes. Calcula el tiempo que necesita para desayunar, vestirle…
  • Si es su primera vez:
  1. Déjale alguna tarde al cuidado de algún familiar, amigo…
  2. Háblale de manera positiva sobre el gran paso, por ejemplo: “Irás al cole de mayores”, “Tu profe conoce muchos juegos divertidos”, “Vas a pintar dibujos con colores muy bonitos”.
  • Si ya va a primaria:
  1. Procura que termine todos sus deberes de verano, repartiendo las tareas por las mañanas, las tardes lúdicas, y las noches para leerte algún cuento.
  2. Que te acompañe a comprar los accesorios necesarios (lápices, libretas, colores…) y un conjunto para estrenar su primer día; así lo vivirá con más ilusión.

Una semana antes:

  • Continúa con el ritmo diario progresivo.
  • Hazle un calendario en el que vaya tachando los días que van trascurriendo.
  • Si es la primera vez, conviene que tu hijo/a visite el centro antes del primer día, le dará seguridad. En la primera entrevista con la maestra, es positivo que conozca directa o indirectamente las peculiaridades de tu hijo/a.

Llegó el “gran día”: 

Realmente no suele ser el más difícil, pues tu hijo/a todavía no sabe lo que significa estar en “la escoleta” o en el cole, sin vosotros. Serán los siguientes días, ya que se anticipa a vuestra ausencia. Muchos centros hacen horarios progresivos para que su adaptación sea más fácil.

  • De 0 a 3 años:
  1. Tu hijo/a capta nítidamente tus sentimientos sobre la separación, así que trasmítele confianza y acepta que forma parte de su educación.
  2. La despedida debe ser corta y cariñosa. Dale un beso y dile “Mamá/Papá vendrá después de comer”; todavía no tiene noción del tiempo. No te vayas en un momento de descuido, podría asustarse y temerá tu ausencia en otros momentos.
  3. Probablemente llore, es su manera de expresar el dolor que siente por tu salida, pero seguramente se le pasará pronto con el consuelo de su maestra.
  • De 3 a 6 años:
  1. Si le notas nervioso/a, empatiza con sus sentimientos, “Veo que estás nervioso/a. Es normal, nos pasa siempre ante algo nuevo”. Sentirá que le entiendes.
  2.  Si tiene una reacción física (dolor de cabeza, de estómago…) aplica la misma pauta, reconoce su dolor. Seguramente sea cierto, por la ansiedad que ocasiona, ofrécele una manzanilla, dale un beso en la zona dolorida. Y tranquilízale. Se le pasará en cuanto entre al aula con sus compañeros y se distraiga jugando, pintando…
  3. Sé puntual en las recogidas. No es bueno que vea que todos se van y él/ella se quede el último. Le creará angustia y el lugar adquirirá una connotación negativa.

Consolidar pautas:

  • Estar con tu hijo/a en el parque, en casa, jugando y hablando de todo lo que ha hecho en clase. Expresarle que también le hemos echado de menos; es la mejor manera de recuperarse del posible estrés que haya podido experimentar.
  • Mantener los horarios durante los fines de semana, para que la vuelta al cole del lunes sea más sencilla.
  • Procura su descanso, ya que si tiene sueño, le costará rendir durante la jornada escolar.
  • Si al cabo de un mes no le ves contento/a y sigue teniendo dificultades, háblalo con su maestra; juntos/as podréis ayudarle.

Esperamos que os resulte útil. Si queréis podéis dejarnos vuestras consultas, comentarios…

fuente: Psychologies magazine.

 

Próximo artículo: “Yo desayuno, Tú almuerzas y Él merienda”.